Consejos para el mantenimiento de la carpintería de aluminio

El aluminio es un material muy resistente que no necesita de mayores cuidados pero si de un mantenimiento mínimo para que pueda estar en óptimas condiciones a lo largo del tiempo.

Lo primero que debes tener en cuenta en la limpieza, como en todos los aspectos, este es un punto fundamental para una buena conservación. Debes quitar de forma regular el polvo que se acumula en toda la perfilería con un plumero o con un paño suave. También debes lavar toda la superficie con agua y jabón neutro cada vez que lo creas necesario para eliminar suciedades y manchas. Asimismo debes limpiar los cristales en ventanas o en puertas (en caso de tenerlos), estos hacen parte de la carpintería, y cuando están sucios dan muy mal aspecto a la casa.

En sitios húmedos como por ejemplo zonas de playa, recomendamos realizar todos los procesos de limpieza más a menudo. Además es conveniente comprobar periódicamente el buen funcionamiento de los mecanismos. Recuerda que nunca debes utilizar productos abrasivos que puedan dañar tus puertas o ventanas.