Como limpiar el aluminio de mis ventanas

El aluminio no se limpia de igual manera que otros materiales, en los que se utilizan por ejemplo limpiadores abrasivos. Sino que la limpieza en este caso debe hacerse con elementos adecuados que no dejen manchas ni rayas, como esponjas y productos naturales. Al limpiarlos no se debe hacer mucha presión y es mejor si el aluminio está frío.

Lo más conveniente es usar esponjas, estas puedes ayudarte mezclando en agua un poco de detergente suave, ya que al ser un producto pensado para lavar la ropa no es tan abrasivo como otros. Si hay manchas que no salen con el detergente, prueba con un poco de amoniaco diluido en agua y haz movimientos circulares sobre la mancha ayudándote de la esponja.

Para aclarar la superficie una vez hayas terminado de enjabonarla, humedece en agua un paño suave que no suelte pelusas y pásalo por el marco de la ventana hasta que hayas eliminado todo el jabón. Una vez terminado, para secarlas lo mejor es utilizar papel de periódico o papel absorbente ya que éstos no dejan residuos y secan rápidamente la superficie.

Si con estos consejos no consigues una optima limpieza de tu ventana de aluminio, sigue las indicaciones de los profesionales para aplicar otros procedimientos de limpieza.