La importancia del cristal en la ventana

Escoger bien todos los componentes con los que cuenta una ventana (vidrio, marco, persiana y sistema de apertura) es fundamental si queremos elegir la más adecuada a cada necesidad.

En Carpintería Metálica Villanueva te contamos la importancia de los vidrios y cómo elegir los mejores cristales para tus ventanas ya que creemos que, antes de tomar cualquier decisión, se debe estar bien informado. El vidrio es un material que combina las propiedades de los cristales sólidos y los líquidos amorfos, de gran dureza, pero a su vez muy frágil y permite el paso de la luz.

 

Una ventana está compuesta básicamente por marco, vidrio, sistema de apertura y persiana. Para elegir de forma coherente y correcta, debemos fijarnos en las prestaciones que ofrece cada material. Así, la calidad de la carpintería de aluminio debe ser acorde con el tipo de vidrio que se coloque. No tendría sentido elegir un vidrio de mala calidad con un perfil de la máxima, sino que debe haber una coherencia. Y es que el cristal ocupa aproximadamente un 75% de la ventana y de ahí que sea un elemento muy importante en la estructura de la misma.

 

Además, gracias a las mejoras y avances que van apareciendo con el paso de los años, en Carpintería Villanueva podemos realizar ahora perfiles de aluminio mucho más finos, por lo que el cristal cobra aún más protagonismo permitiendo entrar mucha luz natural en las estancias.

 

¿Qué tipos de cristales/vidrios existen?

 

  • Vidrio sencillo. Se trata de un panel fino, delgado y lo más liso posible. No lo recomendamos para viviendas porque aísla poco, aunque puede servir para crear otro tipo de vidrios.
  • Vidrio con doble acristalamiento. Está formado por cristales sencillos separados por una cámara de aire deshidratado para que aumente el aislamiento térmico, evitando la pérdida tanto de frío como de calor del interior. Se puede combinar a la perfección con las ventanas con RPT que tenemos en nuestra carpintería.
  • Vidrio templado. Está formado por varias hojas unidas entre sí sin cámara de aire entre medio. Es principalmente un vidrio de seguridad muy utilizado por ejemplo en comercios y también especialmente aconsejable para sitios donde haya altas temperaturas como baños y cocinas.
  • Vidrios de bajas emisiones. Son perfectos para reflejar la radiación térmica y dejar fuera del hogar los rayos UV. Son más costosos pero una buena inversión ya que a la larga se ahorra dinero. Lo recomendamos para zonas donde hace mucho frío porque reducen las pérdidas de calor del interior de la vivienda.
  • Vidrio de control solar. Se trata de un cristal doble reforzado térmicamente que cuenta con una capa fina transparente encargada de absorber el calor solar del exterior. Es la opción más recomendable para zonas donde hace mucho calor porque evita el calentamiento de la ventana y disminuye el efecto invernadero.

 

La zona donde se ubica el edificio es clave para elegir la ventana perfecta, por lo que debemos sopesar por ejemplo si las temperaturas son altas o bajas o hay mucho ruido en el exterior.

 

Sobre todo, hay que tener en cuenta que el 47% del gasto energético de una vivienda viene del uso que se hace de la calefacción y el aire acondicionado. Por ello, evaluar todos los aspectos que os hemos contado antes de encargar la ventana adecuada para cada caso es fundamental.

 

Nuestro equipo de profesionales está preparado para asesorarte lo mejor posible y darte la opción perfecta para tu hogar. ¡Contacta con nosotros!