Blog

Nuevas deducciones en el IRPF para promover la rehabilitación energética en edificios y viviendas

 

En un paso significativo hacia la promoción de la sostenibilidad y la eficiencia energética, el Gobierno de España ha implementado el Real Decreto-ley 19/2021, publicado en el Boletín Oficial del Estado (BOE) en octubre pasado. Esta nueva regulación introduce deducciones en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) para quienes realicen actuaciones de rehabilitación energética en edificios y viviendas, tanto habituales como arrendadas.

 

¿En qué consisten estas deducciones?

Las deducciones en el IRPF se aplicarán a aquellos contribuyentes que realicen obras de mejora en la eficiencia energética de sus propiedades. Esto incluye tanto a edificios residenciales como a viviendas particulares. Las medidas pueden variar desde la instalación de sistemas de calefacción y refrigeración más eficientes hasta la mejora del aislamiento térmico.

 

¿Cuál es el objetivo de esta medida?

El objetivo principal es incentivar la renovación energética de los inmuebles en España, buscando reducir el consumo energético y, por ende, las emisiones de gases de efecto invernadero. Esta iniciativa se alinea con los objetivos climáticos de la Unión Europea y busca fomentar un sector inmobiliario más sostenible y respetuoso con el medio ambiente.

 

Beneficios otorgados

Quienes opten por realizar estas mejoras podrán beneficiarse de significativas deducciones en su declaración de IRPF. Esto no solo representa un ahorro fiscal, sino que también implica una inversión a largo plazo en la eficiencia energética de sus propiedades, lo que puede repercutir en una reducción de los costes energéticos a futuro.

En primer lugar, para está deducción de hasta un 20 % por mejoras energéticas en viviendas habituales o arrendadas, las obras deben haberse realizado desde la entrada en vigor del decreto hasta diciembre de 2022, los beneficiarios tienen un límite 5 mil euros anuales, siempre y cuando se cumpla el requisito de una reducción mínima verificable del 7 % en la demanda de calefacción y refrigeración.

Seguidamente, está la deducción de 40 % por las grandes mejoras energéticas en viviendas, con la condición de que estas obras reduzcan al menos un 30 % del consumo de energía primaria no renovable o mejoren la calificación energética a clase A o B, con un límite de hasta 7.500 euros anuales, dentro del mismo periodo que la deducción anteriormente mencionada.

Por último, está la deducción del 60 % por la rehabilitación energética en edificios, de uso predominante residencial, tiene como condición que aumenten la eficiencia energética del edificio conjunto. A diferencia de las dos anteriores, este periodo cambia desde la entrada en vigor del decreto hasta el 31 de diciembre de 2023 y el monto es de 15 mil euros anuales. Para calificar, se necesita que la mejora haya reducido el consumo de energía primaria no renovable en un 30 % o mejorar la clase energética A o B

El Real Decreto-ley 19/2021, el Gobierno español muestra su compromiso con la lucha contra el cambio climático y la promoción de un desarrollo sostenible. Esta medida no solo beneficia al medio ambiente, sino también a los ciudadanos, alentándolos a participar activamente en la mejora energética de sus hogares y edificios.

 

¿Cómo podemos ayudar desde Carpintería Metálica Villanueva?

Si dentro del periodo, desde la entrada en vigor del decreto hasta la el 31 de diciembre de 2022, hemos hecho renovación en su hogar que incluyan ventanas fabricadas en aluminio y vidrio, se podría calificar para obtener dicha deducción. Te explicamos cómo las ventanas aluminio ayudan a obtener esta deducción.

  • Aislamiento Térmico Mejorado: Las ventanas de aluminio modernas suelen incorporar rotura de puente térmico (RPT), una tecnología que reduce la transferencia de calor y frío a través del marco. Esto mejora el aislamiento térmico del edificio, manteniendo el calor en invierno y el frescor en verano.
  • Vidrios de Alto Rendimiento: Se pueden combinar con vidrios de doble o triple acristalamiento, que ofrecen un mayor aislamiento y reducen la pérdida de calor. Esto disminuye la necesidad de calefacción y refrigeración, lo que a su vez reduce el consumo de energía.
  • Reducción de Fugas de Aire: Las ventanas de aluminio de calidad suelen tener mejores sellos y ajustes, lo que minimiza las fugas de aire y mejora la estanqueidad del edificio.
  • Durabilidad y Mantenimiento Reducido: El aluminio es un material resistente y duradero, lo que significa que las ventanas requieren menos mantenimiento y reemplazo a lo largo del tiempo, contribuyendo a una menor huella energética a largo plazo.

 

Scroll al inicio